viernes, marzo 20, 2009

No pienses en una crisis; no pienses en una crisis, no pienses…

No es posible no pensar en la crisis. Me siento a leer el diario tomando un café y ahí está la crisis. Me pongo a ver televisión y ahí está la crisis. Voy en el metro o el ascensor y alguien va hablando de la crisis. Por eso es que no leo el diario desde hace una semana, no veo las noticias no los programas de discusión, ni la publicidad, ni las miniseries. Salgo de casa lo menos posible y casi no hablo con nadie. Y cuando creo que puedo escapar de la crisis, me llama mi jefe y me dice que estoy despedido por falta de presupuesto...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario