jueves, julio 27, 2006

América Latina al Último Lugar de la Fila

En más de una ocasión el gobierno chileno ha reconocido su error en el ámbito de la política hacia América latina. La última vez fue hace menos de dos años cuando hubo problemas con Perú, Bolivia y Argentina en unos pocos meses: Bolivia dirigió un fuerte ataque comunicacional y diplomático respecto de la salida al mar; Perú realizó reivindicaciones sobre el límite marítimo, y Argentina no tuvo reparos en aprobar un recorte unilateral de gas hacia nuestro país. En todos estos casos, Chile reclamó el desconocimiento de tratados internacionales vigentes y no pasó de ese límite autoimpuesto, dejando así las discusiones sin retrocesos pero también sin avance.
Hoy, pese a que estamos en una situación compleja frente a Argentina, pues el gobierno de Kirchner continúa con medidas energéticas contrarias a los intereses chilenos, con Bolivia y Perú las cosas parecen caminar mejor. Evo Morales se encuentra en una posición más favorable para conversar y, al parecer, Chile estaría más dispuesto a escuchar sus propuestas. En cuanto a Toledo, no ha continuado insistiendo con la frontera marítima, aunque todavía queda ver cuál será la postura de la nueva administración sobre esta materia. Esta "aparente" pero no por ello menos interesante mejoría en las relaciones con nuestros vecinos no está siendo apreciada por los ministros de Bachelet, quienes han realizado comentarios innecesariamente beligerantes. Ejemplo: cuando Evo Morales nacionalizó los derechos petroleros en Bolivia, nuestro Ministro de Relaciones Exteriores se apresuró en vaticinar la ruptura de las bases de la confianza de los inversores, algo tan drástico que ninguna de las empresas afectadas se atrevió a confirmar. La medida no afectaba en nada los intereses chilenos, por lo que este "celo" ministerial resultaba extraño frente a las escasas iniciativas para defender intereses nacionales que se han visto a fectados tras varias medidas tomadas en Argentina el último año. Otro ejemplo: Nuestra ministra de Defensa, aún en contra de las directrices de la moneda, se atrevió a adelantar que Venezuela no da "las confianzas necesarias" como para apoyar su candidatura al comité de seguridad de la ONU. Ello, a pesar del apoyo de Venezuela a las pretenciones de Chile en la última elección de la Secretaría General de la OEA, apoyo que este gobierno realizó pese a que en el último intento de golpe de estado en contra de Chávez, el embajador chileno cometió un desaguizado al dar un prematuro, ilegal e inconsulto apoyo a los golpistas. Es este el tipo de política hacia américa latina que ha desarrollado Chile: alejamiento del Mercosur, distanciamiento de sus vecinos y menosprecio de alianzas que debieran ser naturales para nosotros. Por supuesto que es importante abrir hacia otros continentes y países las relaciones políticas y económicas de Chile, sobre todo después de haber estado tanto tiempo acostumbrado al ostracismo y la dependencia de Europa y EE.UU. Sin embargo, por interesantes que resulten China, India o Corea, nuestro ámbito natural de desarrollo es, fue y será América Latina. Esa es una realidad ineludible y mientras antes se entienda, antes podremos gozar de estabilidad diplomática y buenas relaciones económicas con nuestro vecindario. Esta es un cuestión de primera importancia en las relaciones internacionales del país y especialmente de su futuro. Estas razones hacen incomprensible la falta de prioridad que la Concertación le ha dado a este desarrollo, pues cualquier observador informado sabe que el futuro económico y político está en los grandes bloques, ya que la globalización abierta y sin controles de ningún tipo tiene fecha de caducación. La forma de resolver los problemas de compras de grandes empresas en EE.UU y Europa en los últimos meses dan una clara señal de hacia dónde van las cosas. Los liberales practican abiertamente el proteccionismo. Rusia se reorganiza, la Unión Europea se distancia de EE.UU. y China se sigue fortaleciendo, por lo que no parece que la globalización salvaje vaya a triunfar. Los bloques se inpondrán de aquí a 20 ó 30 años (el tiempo que China se demorará en superar la economía norteamericana). Entonces, si América Latina no está unida sobre sí misma seguirá siendo sólo un punto "simbólico", pero sacrificable, en el contexto global. Y esto es válido aún para las grandes economías de la región, como Brasil y México. Más aún para nuestro país, que no estará entre las 50 economías más importantes del mundo, ni siquiera manteniendo el ritmo de crecimiento de los noventa. Sólo juntos somos importantes, sólo juntos podemos negociar ventajas relevantes, y no esos absurdos espejismos que son los TLC actuales. Juntos somos 550 millones de habitantes. Juntos somos el segundo mercado en relevancia para EE.UU. y para la Unión Europea. Juntos poseemos parte importante de los Bonos del Tesoro norteamericano. Juntos tenemos poder, o al menos algo. Separados, en cambio, somos irrelevantes en la economía global, lo que es particularmente válido para Chile, ya que por el tamaño de nuestra población no podremos ser más importantes que el mero símbolo que somos hasta ahora. Y si nuestros ministros siguen perdiendo oportunidades de acercamiento y de estrategias en conjunto con América Latina seguiremos, como siempre, a la cola del mundo.

4 comentarios:

  1. Estimado Ricardo:
    Muy bueno tu artículo, es cierto somos la cola del mundo!!!
    Pero como la vida es movimiento y los sueños aún son libres, al igual que tú y millones de Latinoamericanos creo que hay sueños posibles...¿Recuerdas un mapa ochentero de América invertida?...¿En que América del Sur estaba sobre América del Norte?
    En fín,otro Chile y otra América son posibles!!!
    Vaya un abrazo para tí y como no mencionar a Fidel...ánimo Comandante!!!
    Desde Chile
    Valeria Bustos
    Consejera Nacional PPD

    ResponderEliminar
  2. ¿me borraste de tu lista de miembros? ¿será porqué no te enviado e-mails ni nada? hum... bueno te entiendo y te recuerdo.

    Cariños y besos

    Lenkita

    ResponderEliminar
  3. Lenka, te he enviado u correo a lenka.ledezma@subdere.gov.cl, explicando la situación.
    Ricardo

    ResponderEliminar
  4. Nos salvamos Juntos o Nos Hundimos Separados. Una frase hecha para un comentario bien puesto.

    Saludos. Ya eres parte de mis links.

    ResponderEliminar