lunes, noviembre 21, 2005

La única revolución es revolucionarse

Parafraseando a Krishnamurti, estoy en proceso de autorevolucio- narme, de reinventarme. Y lo haré por tercera vez en mi vida. Una vez más, abandonaré todo lo que tengo y lo que podría tener para empezar de nuevo: en otro ambiente, en otro país, en otro camino y con otras personas. Me alejo decididamente de la política contingente de Chile para ir a estudiar un Doctorado en Psicología Social a la Universidad Complutense de Madrid. Con esta decisión actualizo un viejo sueño académico que implicará nuevos brios y nuevas metas. Cambio la tranquilidad del presente por una incertidumbre y eso me llena de ansiedad, pero también de ganas. Las mismas que en Santiago hace rato estaban escaseando.
Esta alternativa de vida se vuelve una renovación de vitalidad. Me gratifica saber que todavía soy capaz de seguir mis instintos y de cambiar mi vida sin esperar a que sea ella quien me cambie. Todo esto significa que a partir del viernes 25 de noviembre este blog se escribirá desde la ciudad de Madrid. Sin embargo, no dejaré de importunar a mis amigos con mi opinión sobre lo que pasa en la política chilena. Seguiré siendo políticamente atípico y poéticamente tímido. Sólo que ahora será desde fuera. Será desde la distancia que disminuye la pasión y aumenta la reflexión.

5 comentarios:

  1. Te va a ir bien. Lo sé.
    Suerte.

    ResponderEliminar
  2. Ricardo, te deseo lo mejor en este nuevo desafío que emprendes, y si algún día voy a Madrid prepárate para mi visita.

    ResponderEliminar
  3. Zúñiga compadre, qué tal todo por allá, la raja supongo. Cuentate alguna novedad por lo menos, como es la ciudad, como te ha ido en las clases, cómo son las españolas, etc, etc...
    salu2

    ResponderEliminar
  4. Ricardo, amigo: ¡Qué alegría saber que seguiste tus instintos! Y qué envidia también, por tu fortaleza, tus bríos y energía. Acá en Chile la cosa está que arde, declaraciones de aquí y allá, todos insertos en la madeja de la política. Algunos contentos, otros queriendo escapar del fracaso electoral, y sin embargo, pidiendo a gritos seguir incorporados.
    Me gusta mucho tu blog. Lo seguiré leyendo y espero que envíes desde España nuevos aires para que todos también nos revolucionemos. Un gran, gran, gran abrazo.

    Adriana Miani

    ResponderEliminar